denk daran, dass …..

Más pronto o más tarde los estudiantes de alemán se acaban encontrando con unas frases rarísimas, en las que aparecen unos daran, dafür, damit, etc   imposibles de “traducir” para quienes aún piensen que se traduce palabra por palabra.

Recordemos:

La preposición en una frase con un verbo que lleve objeto preposicional forma parte de su significado, y por tanto no puede obviarse. Y si es una frase la que ocupa el lugar del objeto preposicional, en la frase principal, el Hauptsatz, la preposición no puede desaparecer, pero tampoco puede, como sí es posible en español, pegarse una conjunción a la preposición (los famosos “con que”, “en que”, “de que”, etc. del castellano). Y es entonces cuando aparecen esos daran, dafür, damit, davon, etc.

Denk daran, dass du morgen früh aufstehen musst! – lo traduciríamos como “Acuérdate de que mañana tienes que madrugar”, o “Recuerda que mañana tienes que madrugar”.

en cambio, si en alemán dijéramos,

Denk, dass du morgen früh aufstehen musst! – deberia entenderse como “Ten en cuenta”, o “piensa que mañana tendrás que madrugar”.

Es decir, que el objeto preposicional con an modifica el sentido del verbo “denken”.

En un análisis sintáctico, los daran, dafür, damit, davon, etc. los llamamos “Korrelat”, y su función es a la vez semántica (significado) y sintáctica (para no dejar vacía la “valencia” del verbo, en analogía con la terminología química). Por tanto, no debemos buscar una equivalencia en español, porque no existe. Y si el verbo no necesita ninguna preposición en español (porque sea transitivo, por ejemplo, y en español lleve un complemento directo), pues debemos olvidarnos de la preposición. En otras ocasiones el español también usa preposiciones, en tal caso, seguramente nos encontraremos la preposición pegada a la conjunción cuando traduzcamos la frase.

Anuncios

denken + an

denken an

Cuando usamos denken con la preposición “an” muchas veces debemos entenderlo como “recordar”, “no olvidar”.

Denk an mich! muchas veces se entiende como “Acuérdate de mí!

Denk daran! con frecuencia es una advertencia: “Recuérdalo” – “No lo olvides!”

Como ya comenté, mejor que memorizar denken an es memorizar una serie de expresiones con el verbo que nos ayuden a fijar su forma y su significado:

  • Denk an mich!
  • Denk daran!
  • Woran denkst du? (que traduciríamos como ¿en qué estás pensando?)
  • Denk an deine Schwester! (que generalmente se traducirá por ¡Acuérdate de tu hermana!, o ¡no te olvides de tu hermana!)

Eso no significa que no debamos traducir denken + an por “pensar en” …… pero hay que mirarlo bien antes.

  • An wen denkst du? (bien podríamos traducirlo como ¿en quién estás pensando? – por ejemplo cuando dos personas estén valorando candidatos para un trabajo)

Denk an mich! Lo que sí es preciso es que cuanto antes tengamos absolutamente claras las declinaciones de artículos y pronombres. No debemos tener la más mínima duda de que mich es una forma en acusativo, y que las formas del artículo en acusativo son: den/die/das//die.

Por tanto, y para terminar, evitaremos estudiar los verbos que rigen alguna preposición de forma abstracta (denken an + Akk), y en su lugar trataremos de memorizar frases cortas, con su significado, o si tiene varias acepciones, pues varias frases que nos sirvan de modelo o plantilla. En este caso: Denk an mich!, y Woran denkst du?, por ejemplo.

objetos o complementos preposicionales

En alemán hay muchos verbos que no llevan complemento en acusativo o dativo, sino que éste aparece con una preposición. Esto es especialmente extraño para los verbos que en otros idiomas llevan complemento directo o indirecto.

Quizá los más frecuentes, y que suelen aparecer a poco de aprender alemán, sean los siguientes:

  • warten auf.  Beispiel: Warte auf mich!
  • sich freuen auf.  Beispiel: Ich freue mich so auf die Ferien!
  • danken für.    Beispiel: Ich danke dir für deine Hilfe!

Nuevamente, es muy importante aprenderse el verbo con algún ejemplo significativo, que nos ayude a recordar si el complemento preposicional va en acusativo o dativo, puesto que muchos de estos complementos llevan preposiciones de doble caso, como “auf”.