stehen, liegen, sitzen

Hace un momento respondía a una consulta, así que aprovecho para dejar aquí también mi comentario, ampliado.

En muchas ocasiones en las que en castellano usamos “estar” , cuando nos referimos a la colocación, en alemán debemos elegir entre stehen, sitzen o liegen (o incluso hängen)

Por regla general, stehen se utiliza para los objetos y las personas que están de pie, “parados” como dicen en Argentina. En ocasiones, no resulta fácil de entender por qué se utiliza stehen, y no otro verbo. Recuerdo que de niña (crecí bilingüe) llegué a la conclusión de que para cualquier cosa que pueda ser abatida o tumbada, se utiliza stehen. Nunca me he parado a comprobar si la regla nemotécnica funciona en todos los casos, porque no deja de ser eso, una regla nemotécnica. Debemos simplemente aprender que un alemán, para indicar que el plato está sobre la mesa, dice  “der Teller steht auf dem Tisch”.

Si la regla nemotécnica te sirve, fantástico. Pero las reglas gramáticas no son axiomas matemáticos del que se deduce el funcionamiento de la lengua. Seguramente la gente, a lo largo de los siglos, ha ido aplicando reglas. Pero eso es distinto. Lo mismo hacemos cuando adaptamos una palabra extranjera a nuestro idioma. Si empieza por sl, por ejemplo, siempre le metemos una e delante, como en estándar, o eslógan.

La lengua evoluciona, y se consolidan usos que ya no resultan evidentes. Casi creo que la razón de decir “der Wagen steht” es porque los coches sustituyeron a los caballos, y éstos sí estaban de pie en posición normal.

En castellano a veces decimos que “esto te sienta bien”. En alemán distinguimos entre “das steht dir gut”, es decir, arroja una buena imagen, va bien con tu figura o tu apariencia, y “das sitzt nicht richtig”, porque no se ajusta bien, es demasiado estrecho o demasiado ancho, o demasiado largo o demasiado corto.

Conclusión:

para “aprender vocabulario” no uséis listas o glosarios más que como ejercicio para vuestra memoria, porque para aprender vocabulario de verdad lo que tenéis que hacer es leer y escuchar mucho, reconocer las palabras que ya conocéis, y prestar atención a cómo y en qué contextos y con qué sentido la usan los hablantes expertos. Si son nativos y expertos, mejor. Y si tenéis ocasión de escribiros o conversar con personas que tengan habilidad en enseñar su propia lengua, corrigiéndoos cuando toca (no se puede andar corrigiendo constantemente a una persona) y explicándoos cosas cuando toca (cuando podéis aprovechar sus explicaciones) no perdáis la oportunidad de hacerlo.

Y recordad: no traduzcáis, más vale que aprendáis frases de memoria, hasta que podáis usarlas con fluidez como patrones para construir vuestras propias variaciones, que no que os pongáis a trasladar trabajosamente palabra por palabra, expresión por expresión, al alemán. Porque es un esfuerzo estéril, e incluso perjudicial, en la medida en que en vuestro ordenador central, el cerebro, quedan grabadas frases incorrectas.

Anuncios

significado de partículas y prefijos en verbos alemanes

Me pregunta una persona si hay alguna “regla” o “significado” para relacionar un verbo simple, como por ejemplo “holen” con los compuestos o derivados, tal como “abholen”, “einholen”, etc.

Realmente es un tema de lexicología, y no, no existen reglas que permitan “aprender” vocabulario nuevo a partir de “verbos básicos” conocidos.

Existen ciertas correspondencias, que en ningún modo son perfectas, entre algunos prefijos latinos y algunos alemanes. Estos se explican por la fusión y el contacto entre la lengua popular germánica y la lengua culta latina en la Edad Media, de modo que muchos “in”, “intro”, se convirtieron casi de forma automática en “ein”, del mismo modo que muchos “ex” se convirtieron en “aus”; “extra” en “ausser”, y alguno más.

Luego hay algunos prefijos típicamente germánicos como “ver”, “zer”, “be” que suelen tener un matiz común, pero a nivel de aprender vocabulario, especialmente en niveles iniciales, no tienen apenas relevancia. Es útil reconocer un verbo base a los efectos morfológicos, pues si el verbo base es fuerte, con una partícula seguirá siéndolo. Pero a nivel de significado la partícula o el prefíjo en sí mismos no tienen potencia suficiente ni su valor discriminativo es suficientemente fuerte como para poder deducir el significado. Eso no significa que a veces se den paralelismos y podamos deducir que si “sich verlaufen” es errar el camino, “sich verfahren”  signifique  errar el camino yendo en coche, o  “sich versprechen” sea errar en la lengua, es decir, cometer un error tipo “me pulsa el tiemblo” por “me tiembla el pulso”, o “Hans Maier” en lugar de “Hans Schmidt”.

En resumen:

No tiene sentido, ni en niveles iniciales ni en niveles medios, buscar un significado característico de las partículas que permitan inferir o deducir el significado de un verbo conociendo el verbo base.

la raíz stellen

Una lectora me ha comentado el tema de los verbos separables e inseparables. Así que usaré el verbo stellen para ver cómo funcionan las partículas.

stellen = colocar, poner (en posición vertical, generalmente)

Veamos los siguientes verbos:

  • bestellen = encargar – el acento principal recae sobre el verbo “stellen”
  • (sich) verstellen = hacerse pasar por lo que no se es – – el acento principal recae sobre el verbo “stellen”
  • einstellen = detener, ajustar, conectar  – el acento principal recae sobre la partícula “ein”
  • anstellen =colocar, emplear, dar empleo, ponerse – el acento principal recae sobre la partícula “an”
  • ausstellen = exponer, exhibir, desconectar – el acento principal recae sobre la partícula “aus”

Es decir, cuando los conjuguemos diremos:

  • ich bestelle ein Buch / hast du dieses Buch bestellt?
  • jetzt verstell dich nicht, ich kenne dich zu gut!
  • Stell den Aparat richtig ein, dann funktioniert er sicher!
  • bist du bei Siemens angestellt? – Stell dich nicht so an, es ist ja nichts passiert!
  • es wurden die bekanntesten Bilder von Picasso ausgestellt